Mequetrefee: talento nacional en la XIV Semana del Cómic

Mequetrefee: talento nacional en la XIV Semana del Cómic

Natalia Mencia Bellido, que se presenta bajo el seudónimo de Mequetrefee, es una artista paceña que ejerce la ilustración en formatos variados: papel, sticker, parches, pines, serigrafía y xilografía. Ha sido invitada a participar en algunos proyectos de La Perra Gráfica, y estuvo en la Feria de Publicaciones de la XIV Semana del Cómic como expositora en Santa Cruz.

_Contanos un poco acerca de lo que hacés.

Me dedico a hacer serigrafía: hago «dibujitos» y los transformo en stickers, en parches; todo lo que se pueda vender. Algo accesible para el público, esa es la idea: que el arte lo pueda compartir con todo el mundo, no que sea un arte de galería, sino para todos; que todos lo puedan consumir.

_¿Qué pasos seguís para producir todo este material y cómo los aprendiste?

Lo que yo empleo es la serigrafía: me gustan mucho las técnicas de impresiones. De hecho, yo comencé en la Academia Nacional de Bellas Artes. Me especialicé en el área de grabado. Lo que yo hago es sellos, impresiones, de maneras tradicionales. Hoy en día, lo que más empleo son los stickers, hechos en serigrafía.

_¿Cuándo empezaste en el mundo de la ilustración?

Yo estudié en la Academia hace unos 5, 6 años, pero firmé como Mequetrefee ya desde hace 5 años exactamente. Mi primer Mequetrefe que hice fue el 2013, si no me equivoco, en noviembre: hice una xilografía que decía “mequetrefe”. Y ahí comenzó Mequetrefee como ‘Mequetrefe’ digamos.

_En tus producciones, ¿qué tipo de temáticas solés tocar en ellas y motivada por qué?

En un comienzo, me gustaba utilizar mucha violencia camuflada con algo inocente, y luego ya poco a poco fui cambiando de temática a algo más popular: más monstruos, más chicas, ojos salpicones… siempre me gustó el cartoon, entonces me dedicaba a hacer hartos dibujos animados con deformidades. Hoy en día, lo que más me dedico a hacer es chicas, ¡porque las chicas somos el futuro!

Mi temática creo que sería el arte popular: yo en lo que me inspiro es en el arte callejero. De hecho, es algo que me llama mucho la atención. Igual cuando era niña, lo que más me llamaba la atención eran los dibujos animados, como La Vaca y el Pollito, Las chicas superpoderosas, Dexter y, no sé, un montón de dibujos animados: Flapjack. De anime no consumo tanto, pero cuando era chiquita, me acuerdo que me gustaba Sakura Card Captor, era fan fan, de hecho tengo tatuaje. Consumía muchos dibujos animados, me gusta Betty Boop, los dibujos animados de los años 50, 60, las pin ups, todo tipo de ilustración vintage y de los 90, con lo que crecí.

Su arte es muy desafiante y provocativo. Foto: Instagram.

_Comentanos un poco acerca de tu experiencia en eventos de artistas, ferias. ¿Cuál disfrutaste más? ¿Cuál disfrutaste menos?

He tenido el agrado de poder participar en varias surtidas. Como vengo de La Paz, entonces he participado más en La Paz. He participado en las ferias de Perra Gráfica y han sido muy buenas, porque mis compañeros tenían muy buenos trabajos, stickers, y ahora tengo el agrado de estar acá en Santa Cruz; es otro ambiente nuevo. Pienso que igual acá están comenzando, pero están comenzando muy bien porque lo están haciendo todo a nivel profesional, o sea ya se lo toman en serio.

Yo, cuando comencé, no había packs, era ya más underground. Y acá tienen el camino ya como que el camino “yo quiero hacer así”, con empaques bonitos, con etiquetas bonitas, con diseños más trabajados. Pienso que el nivel igual está muy bueno en ambos lugares e igual la gente, la gente es muy chévere. Aquí y allá me ha tocado muy buenas experiencias en los 2 lugares.

_¿Cómo empezaste en La Perra Gráfica?

Comencé en las ferias de stickers, luego la Perra Gráfica hizo muchas más ferias. Me invitó este año el 30 de noviembre a hacer una exposición y eso fue como lo más importante que he hecho hasta el momento.

_Siendo tímida, ¿cómo has logrado hacer contacto con otros artistas?

Yo creo que al comienzo todos nos vemos como personas normales, súper tímidos. De hecho, la mayoría con los que he hablado somos re tímidos, tenemos miedo y no nos tratamos como artistas. No nos consideramos estrellas o artistas o algo así, sino que somos personas a las que nos gusta dibujar y que tenemos las mismas inseguridades, preocupaciones.

Más que como artistas, nos consideramos amigos, es como que “¡ah! ¿Cómo hiciste esto?”. Tenemos los mismos problemas, como cómo hacer el empaque, cómo venderlo de una manera más linda, qué papeles utilizar, dónde imprimir, entonces es como que la experiencia con los otros artistas es como de colegas. Es ayudarse el uno al otro: si tú tienes un conocimiento de un lugar, yo te paso el dato, tú me pasas el dato… por lo menos esa es la experiencia que yo he tenido y es lo que me gusta.

_En tu experiencia profesional como ilustradora, ¿has hecho trabajos por encargo para empresas u otro tipo de entidades?

Pienso que recién estoy comenzando. Una vez hice un pedido por encargo, stickers, el recuerdo para el cumpleaños de la Mini Pao. Me encantaría trabajar para alguna empresa (risas). ¡Por favor! 72040922.

_De todas tus ilustraciones, ¿cuál es la que más disfrutaste haciendo?

De momento, lo que disfruté hacer fue el Inktober. De hecho, me divertí mucho, porque era algo libre donde podía experimentar. No tenía la presión de… a veces, en los stickers, me pasa que tengo presión de “tiene que ser de esta manera” para que al público le guste. Pero en el Inktober no era la presión de que le guste a nadie, sino de que me guste a mí y podía experimentar con las técnicas que quería. Si quería utilizar línea, utilizaba línea. Si no quería utilizar solo colores sin delineado, figuras planas, lo hacía. Creo que el Inktober me dio la oportunidad de poder experimentar más conmigo y ver adónde puedo llegar, dentro de lo que me gusta hacer.

Le encanta dibujar mujeres en situaciones creativas. Foto: Instagram.

_Respecto a lo que hacés: xilografía, serigrafía… ¿has visto algún otro lugar donde lo enseñen, donde te interese participar?

En La Paz en la Perra Gráfica, igual en el taller de grabado en la academia. Acá yo di un taller de serigrafía, en un espacio ‘Mio Puej’. ‘Mio Puej’ se llama. Me gustaría dar otro taller aquí.

_En los talleres que has dado, ¿cómo te fue?

¡Uh! ¡Loquísimo! Una semana me dio un susto, estaba súper asustada porque no sabía qué iba a esperar la gente de un taller; era mi primer taller, entonces lloré, vomité, me entró pánico… tenía mucho miedo, y al final te das cuenta de que todos tienen ese mismo miedo que me estaba atormentando. Todos están así como que… no sé, pero me presioné demasiado. Y llegado el momento, lo disfruté, porque estaba haciendo algo que me gustaba y estaba explicando cosas que sí sabía.

Yo al comienzo me decía “¡no, yo no sé! ¿Cómo voy a explicar?” y me ponía cosas en la cabeza que en realidad solo están en su cabeza, y a veces dejas que esas cosas te ganen. Pero la experiencia fue buena, porque los chiquillos que fueron a aprender estaban dispuestos a aprender, así que fueron porque querían, querían aprender a hacer serigrafía. Eso fue lo que me ayudó bastante. Si no hubiera tenido el apoyo de ellos, creo que habría sido muy mala profe.

_¿Cuándo y dónde fue eso?

Lo hice en Mio Puej. Fue una semana después de la Noche de Museos.

_Contanos un poco acerca de tus líneas de stickers: Galactic Bitch y Fenómenos.

He sacado varias ediciones de stickers, pero hoy en día las últimas que me quedan son Fenómenos, que las saqué recientemente por agosto; la saqué para la convención de tatuajes, y Galactic Bitch la saqué para la exposición del 30 de noviembre. ¿Qué te puedo comentar? Son personajes pop art, dibujitos que hago en mi cuaderno y que digo “¡ooh! ¡me gusta mucho!”.

En realidad, son dibujos que yo pienso que me gustaría tenerlos como stickers. Es como que estoy dibujando y digo “¡oh! Me gustaría tenerlo en mi computador” y es como que “ya, los tengo que sacar y ver los colores”. Y Galactic Bitch surgió de una ilustración que está acá en mi estand, de esta impresión que tenía. Quería hacer algo galáctico porque pensé “¡ooh!, el papel fotográfico con este rombo se vería alucinante”. Entonces dije “tengo que hacerla, tengo que hacerla”, y llegado el momento dije “esta ya está, haré como que las reinterpretaciones de esta”.

‘La marcianita’, por Mequetrefee. Foto: cortesía de la artista.

_¿Y cómo titulás esa ilustración? Ese print.

Esa no tiene nombre, pero yo todo el rato me dirijo a ella como “La marcianita”, pero de ella surgieron todas. Ese es el primer estudio de chicas que hice. Al comienzo eran de cierta manera: no las hacía con cejas, hacía la nariz más como líneas, y luego ya fui estudiando más chicas, más chicas, hasta encontrar como que las chicas que me gustaban. De hecho, me gusta mucho que las chicas tengan las cejas enojadas. No me gusta que estén felices, me gusta que estén enojadas, o sea con la actitud de “vamos contra el mundo”, digamos. “vamos con todo contra el mundo”.

Igual ya comencé a cambiar… antes ya se hacía como branquias, y luego ya dejé de hacerles eso. Les comencé a poner ojeras… por eso decía al comienzo como de las chicas, estaba como descubriendo mi chica interior: las cejas… y luego ya descubrí que me gustaban mucho las cejas enojadas.

_¿Qué planes a futuro tenés con el arte que hacés?

De hecho, me gustaría hacer más arte urbano, que es lo que siempre me ha llamado la atención desde pequeña. Me gustaría expandirme a paredes. Tengo que pegar stickers en la calle, porque ese es como que el lema: la idea del sticker en serigrafía es que dure para siempre; ni el sol ni la lluvia los corren. Entonces, la idea es ir y pegar en los carteles, en los letreros de señales de autos y todo eso… hacer vandalismo, porque la idea es decir que estoy viva, estoy aquí, estoy presente, estoy activa, ¿y qué mejor manera de expresarlo que en el área pública? Actualmente estoy aprendiendo el arte del tatuaje: creo que algo fundamental es tener muchas ganas y dibujar. Y no es chacota, porque aquí no existe la goma, no hay un «¡ups!» o un «¡ay!», ¡es serio! Pero si amas lo que haces, es muy divertido.

_Comentanos un poco acerca de Malas Ideas. ¿Por qué surge este proyecto y en qué consiste?

La Dani Rico me invitó a Perra Gráfica a exponer, y Malas Ideas es el nombre de la exposición que le puse a mi muestra. Malas Ideas es un popurrí de dibujos que tenía y que fui haciendo en este año. Tal como lo dice el nombre, es “malas ideas”. Tal como dice mi nombre, igual, que es “mequetrefe”: mequetrefe significa “bueno para nada”.

Cuando yo comencé a dibujar, yo no era muy buena, como todos. Cuando comienzan a dibujar, nadie es bueno. Nadie nace siendo un experto; el nombre fue por eso. Malas Ideas fue porque es mi primera exposición y es un popurrí de dibujos desde que comencé la carrera hasta ahora, que todavía me falta, me falta pulir más cosas, y creo que es la búsqueda de todo, seguir creciendo.

¡Seguime!

Aremazu

Community manager at Comic Bolivia
Ilustrador, historietista y humorista gráfico de Santa Cruz (Bolivia). Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UAGRM. Fue editor de Revista Zona7, periodista en El Deber y autor de fanzines para el colectivo Revolución Jigote. Fundador del equipo Tintazul junto a Pandora y Pulpollo.
Aremazu
¡Seguime!

Deja un comentario